No me pueden matar dos veces...

Los asesinos de Javier Valdez obligaron al periodista a arrollidarse antes de morir. El fundador de Ríodoce fue bajado de su vehículo el lunes, un Toyota Corolla, por dos hombres encapuchados que le cerraron el paso en un coche color blanco.